Usuarios: Registro | Ingresar
Glosario y Tesauro de la Agroindustria de la Caña de Azúcar de Colombia Banco de preguntas Versión imprimible Mapa del sitio Contáctenos
Colombia,  
Inicio | Publicaciones | Carta Trimestral
PDF - 3690 kb
v.31, Nos.3y4 de 2009. Julio-diciembre.
Infestaciones en la caña de azúcar en el valle del río Cauca
Acciones para reducir las poblaciones de Diatraea
 
Hacia mediados de 2009 se registraron incrementos en los niveles del daño causado por este barrenador del tallo, principalmente en cultivos localizados en el centro y el sur del valle. El monitoreo de las poblaciones del insecto y la liberación en el campo de sus enemigos naturales son actividades con una relación costo/beneficio muy favorable para el cultivador de caña. El éxito del control biológico radica en la presencia constante en el campo de los enemigos de la plaga
Alex Enrique Bustillo Pardey*
 

Importancia económica de la plaga
Los barrenadores del género Diatraea son muy importantes en la agroindustria azucarera en Colombia debido al daño que causan a la caña de azúcar. Estudios recientes (Gómez et al., 2009) indican que las pérdidas económicas por Diatraea spp. ascienden a 145 kg de azúcar/ha por cada unidad porcentual de intensidad de infestación en la caña (entrenudos barrenados/entrenudos evaluados x 100), con una disminución estimada en el tonelaje cosechado por hectárea de 0.826% y en la sacarosa (% caña), de 0.038%.

Situación en los ingenios
En junio de 2009 los registros de varios ingenios acerca de los niveles de daño causado por Diatraea mostraron que la intensidad de infestación era entre leve y alta, especialmente en cultivos localizados en el centro y el sur del valle del río Cauca.

De acuerdo con la información presentada en el Comité de Sanidad Vegetal de la Caña de Azúcar (ver memorias en <www.cenicana.org/investigacion/comites/comite_sanidad.php>), hacia mediados del año el Ingenio Manuelita tenía niveles de infestación altos, con promedios entre 4% y 8% para todas las suertes evaluadas, los cuales empezaron a bajar en cuanto se reforzaron las liberaciones de taquínidos, agentes efectivos en el control biológico de la plaga. De igual forma, en la mayoría de las suertes evaluadas por Riopaila-Castilla (planta Castilla) se determinaron niveles de infestación entre 2.5% y 4.0%, aunque algunas llegaban al 6%. En el Ingenio Providencia el promedio era de 3.5% y algunas suertes alcanzaban el 7%, mientras que en Incauca, La Cabaña, María Luisa, Mayagüez y Risaralda el nivel de infestación no superaba el promedio de 1.6%.

 

Con la situación de la plaga en las zonas azucareras ha resurgido el planteamiento de una estrategia de control biológico conjunta de los ingenios azucareros y Cenicaña.

Factores que influyen en el aumento de las poblaciones de Diatraea
La fluctuación de las poblaciones de estos barrenadores se debe a varios factores que favorecen su abundancia, como son: las condiciones climáticas, las plantas nectaríferas que ofrecen alimento a la fauna benéfica, la distribución de las especies D. saccharalis y D. indigenella en las diversas zonas agroecológicas, la edad de cosecha de la caña y algunas prácticas de manejo del cultivo que reducen las poblaciones de los benéficos. Sin embargo, el factor que más influye en el incremento de las poblaciones de Diatraea es la falta de liberaciones periódicas de los controladores biológicos en las suertes que lo requieren. Analicemos estos factores:

  • Condiciones climáticas. Las condiciones de climas con humedad baja y temperatura alta hacen que los tiempos de desarrollo de los insectos sean más cortos y las poblaciones se incrementen más rápido.

  • Plantas nectaríferas. Las plantas nectaríferas son arvenses capaces de producir flores con jugos azucarados y polen que juegan un papel importante en la alimentación de la fauna benéfica. La supervivencia de dichas plantas se puede afectar por periodos secos y también por un afán desmedido de controlarlas en el campo con herbicidas. Esto trae como consecuencia una reducción en la población de parasitoides y por lo tanto un menor control de los barrenadores.

    Los néctares de las flores de papunga (Bidens pilosa), mango (Mangifera indica), cidrón (Lippia nodiflora) y el botón de oro (Acmella oppsitifolia) sirven de alimento a las moscas taquínidas que atacan las larvas de los barrenadores (Vargas et al., 2006).

  • Especies de Diatraea. En el valle geográfico del río Cauca se registran dos especies, Diatraea indigenella y Diatraea saccharalis, que atacan la caña de azúcar. Se ha encontrado que D. indigenella domina en la zona central del valle y D. saccharalis, en el norte. En la zona sur las poblaciones de ambas especies ocurren por igual (Gómez y Lastra, 1995). D. indigenella es una especie más grande y por lo tanto es más prolífica; además, se ha observado que los niveles de parasitismo causados por sus controladores biológicos no son tan altos como en D. saccharalis (Ibid), lo que puede explicar la mayor severidad de la plaga en el centro y el sur del valle cuando se descuida su control.

  • Edad de cosecha de los cultivos de caña. En cañaverales con una edad de cosecha que supera los 13 meses es factible que en las cañas infestadas se produzcan más generaciones del barrenador, lo cual resulta en un incremento de sus poblaciones.

  • Prácticas de manejo del cultivo. Entre las prácticas del cultivo que tienen incidencia sobre las poblaciones de Diatraea se pueden señalar la aplicación de insecticidas o el uso de bioestimuladores del crecimiento con características de insecticidas, que reducen las poblaciones de los benéficos; la siembra de variedades susceptibles al ataque de los barrenadores; así como la presencia de lotes cercanos de maíz y sorgo que son huéspedes de estos insectos y albergan poblaciones que pueden migrar a la caña de azúcar.

  • Control biológico. Las poblaciones de Diatraea son reguladas por varios enemigos que se encuentran en los cañaverales, como son:

    - Los parasitoides de huevos: Trichogramma exiguum y Telenomus sp.
    - Parasitoides de larvas: moscas Tachinidae, Metagonistylum minense, Paratheresia claripalpis y Jaynesleskia jaynesi, y la avispita Cotesia flavipes (Gómez y Lastra, 1995). También se registra el ataque de patógenos en el estado larvario del protozoario Nosema sp. y el hongo Beauveria bassiana.

Por lo tanto, se debe procurar el mantenimiento del control natural ejercido por todos estos organismos y aprovechar el desarrollo de procesos comerciales de producción masiva del parasitoide de huevos T. exiguum y de las moscas M. minense y P. claripalpis para utilizarlos en el control biológico de los barrenadores. La liberación de los agentes benéficos se debe hacer al menos una vez por ciclo de cultivo en todas las suertes infestadas con Diatraea, lo que evitará que las poblaciones de esta plaga se incrementen en niveles que causen daño económico.

En el Valle del Cauca hay varios laboratorios comerciales que proveen insumos biológicos, a saber: Productos Biológicos Perkins Ltda., Bioagro, Diatraea Ltda., Agricultura Biológica y Probiol.

Cenicaña recomienda hacer las liberaciones de los benéficos en las cantidades y épocas indicadas en el Cuadro 1, de acuerdo con los niveles de intensidad de infestación determinados al momento de la cosecha de la caña. Con este programa de control es posible mantener niveles de infestación por debajo del 2%, como se puede constatar en los registros de algunos ingenios donde se adoptan rigurosamente estas recomendaciones.

 

Cuadro 1. Programa de control biológico de Diatraea spp. con parasitoides. Frecuencia y época de liberación de acuerdo con la intensidad de infestación (Adaptado de Vargas y Gómez, 2005).

 

 

 

Monitoreo de infestaciones de Diatraea
Para tomar decisiones acerca del momento y la cantidad de insectos por liberar es importante hacer el muestreo de tallos en todas las suertes, teniendo en cuenta lo siguiente:

  • Contar con un supervisor para esta labor.
  • Tener personal idóneo y preparado para los muestreos.
  • Estar seguro de que el daño es causado por barrenadores del género Diatraea.
  • Recorrer representativamente las suertes siguiendo un muestreo secuencial en 100 sitios por suerte.
  • Hacer uso de las correlaciones de niveles de infestación e intensidad de infestación, evaluaciones en campo y en patio, las cuales permiten ahorrar esfuerzos económicos y de mano de obra en esta actividad.
  • Para lograr un mayor cubrimiento con los muestreos en las zonas cañicultoras, se debe procurar que los proveedores de caña los realicen o que en los contratos con los ingenios se estipule esta actividad para ser hecha por el ingenio por un valor pactado.

Cómo realizar el muestreo
Para determinar la infestación de Diatraea se ha demostrado (García, 2005) que, independiente del tamaño de la suerte, el número de tallos se puede reducir de 120 a 100, lo que representa un ahorro en tiempo y dinero al disminuir el número de muestras por suerte. El proceso es como sigue:

  • Al momento de la cosecha se recorre la suerte siguiendo el sistema de muestreo secuencial (Gómez y Moreno, 1987) y se escogen aleatoriamente 100 tallos, como se muestra en la Figura 1. Cuando la cosecha es manual, los tallos enteros se recogen de las chorras. En el caso de la cosecha mecanizada, el muestreo se hace cortando los tallos de la caña en pie en los surcos despejados por la cosechadora.
  • De cada tallo se retira con un machete la corteza de la caña mediante dos cortes longitudinales opuestos, de tal forma que quede visible el interior del tallo a través de dos lados; con esto se busca observar si el tallo presenta daño debido al barrenador.
  • Se estima el porcentaje de tallos infestados:
    X = (número de tallos infestados/número total de tallos observados) x 100. Al ser el número total de tallos observados igual a 100, esta estimación es dada simplemente por el registro del número de tallos infestados por suerte.
  • Al realizar este muestreo sistemático se puede suponer que si al evaluar el tallo número 60 no se ha encontrado ninguno infestado, se puede suspender el muestreo e indicar que el nivel de infestación en esa suerte es cero.
  • Para estimar el porcentaje de entrenudos barrenados (Y) o intensidad de infestación se utiliza la ecuación de regresión: Y = 0.024X + 0.00137X2 (Figura 2), en donde X es el porcentaje de tallos infestados con Diatraea en la suerte (Vargas et al., 2005).
  • En caso de que la evaluación del porcentaje de entrenudos barrenados de los tallos provenientes de una suerte se haga en el patio de la fábrica, se puede utilizar la ecuación de regresión Y = 0.9789 X (Figura 3), en donde X es el porcentaje de entrenudos barrenados en el patio, mientras Y es el porcentaje en campo (García, 2005). Esta correlación indica que los dos métodos de muestreo proporcionan resultados bastante similares.
Figura 1. Forma de hacer el muestreo secuencial en una suerte para determinar la infestación por Diatraea spp. mediante el análisis de 100 tallos al azar al momento de la cosecha (Adaptado de: Vargas et al., 2005).
 
 
Figura 2. Relación entre el porcentaje de tallos afectados por Diatraea spp. y el porcentaje de entrenudos afectados: Y = 0.024X + 0.00137 X2 (R2 = 0.97). (Tomado de: Vargas et al., 2005).
 
 
Figura 3. Relación entre la intensidad de infestación de Diatraea spp. en cañas en patio de fábrica y en campo. Evaluaciones en el Ingenio Mayagüez. La ecuación Y = 0.9787 X (R2 = 0.5236) que pasa por el origen es la de mejor ajuste. (Tomado de: García, 2005).

 

Análisis económico del control biológico
La inversión en el control biológico de Diatraea tiene una relación costo/beneficio favorable para el cultivador, dado que no sólo se reducen los niveles de infestación sino que a través de un programa permanente se evitan las pérdidas que se presentan cíclicamente cuando éste no se realiza.

En el mercado se pueden conseguir las especies P. claripalpis y M. minense a un costo (valores estimados de varios laboratorios en pesos colombianos a noviembre de 2009) que puede variar entre $10,000 y $15,000 las 15 parejas/ha, según si se liberan en el estado de pupa o en el estado adulto. El costo incluye las moscas y la entrega en el sitio de liberación. Para la avispita T. exiguum (50 pulgadas2/ha) el costo es de $17,000 por hectárea, lo cual incluye la entrega del material en el sitio de liberación.

Si se analizan los daños económicos que el Diatraea ocasiona en la producción, al considerar la reducción de 0.826% en el tonelaje por cada 1% de intensidad de infestación (Gómez et al., 2009) se tiene que con una producción de 120 toneladas de caña por hectárea (TCH) y un daño de 1% se pierde aproximadamente una tonelada de caña (120 TCH x 0.826 / 100 = 0.99 toneladas) que a precios actuales equivale a $52,000 (pesos colombianos a noviembre de 2009). La pérdida se puede remediar con la inversión en, por lo menos, una liberación de moscas, lo cual contribuye con una reducción de 1% en el nivel de daño a un costo de $15,000/ha. Para mantener niveles de infestación de Diatraea por debajo del 2.5% se requiere liberar en todas las suertes al menos 15 parejas de moscas por hectárea.

En el Cuadro 2 se muestra un análisis del costo/beneficio que resulta de tres frecuencias de liberación de benéficos propuestas para conseguir disminución en la intensidad de infestación; para cada combinación de benéficos se muestra el valor de la inversión y el ahorro esperado por las toneladas de caña que se dejan de perder por hectárea al utilizar el control biológico.

Se puede inferir que el control biológico recomendado tiene una relación costo/beneficio muy favorable y que no existen razones de tipo económico para no utilizarlo.

   
   
Cuadro 2. Relación costo/beneficio del control biológico de Diatraea.
 
 
En un cultivo que produce 120 toneladas por hectárea, por cada 1% de intensidad de infestación de Diatraea se pierde aproximadamente una tonelada, que a precios actuales equivale a $52,000. La pérdida se puede remediar con la inversión en por lo menos una liberación de moscas, la cual contribuye con una reducción de 1% en el nivel de daño a un costo de $15,000/ha. Para mantener niveles de infestación de Diatraea por debajo del 2.5% se requiere liberar en todas las suertes al menos 15 parejas de moscas/ha por ciclo de cultivo.

Conclusiones

  • La acción más importante para el control de los barrenadores D. saccharalis y D. indigenella es el control biológico con los parasitoides M. minense y P. claripalpis, dirigidos a los estados de larva y complementado cuando se requiera con el parasitoide de huevos T. exiguum.
  • Estos controladores biológicos se deben liberar en todas las suertes que muestren infestacion de Diatraea, así ésta se considere baja. El éxito del control biológico radica en la presencia constante en el campo de los enemigos de la plaga.
  • La relación costo/beneficio de usar esta tecnología es ampliamente favorable para el cultivador de caña; por lo tanto, su adopción genera una mayor rentabilidad de la actividad productiva.
  • Se debe favorecer en los cañaverales la presencia de arvenses no competitivas con el cultivo de la caña, que florezcan y produzcan néctar para la supervivencia de la fauna insectil benéfica.
  • Es importante mantener un programa de monitoreo, de manera que se hagan muestreos en todas las suertes, para estar alerta en caso de que los niveles de infestación superen el 2.5% y se requieran refuerzos en el programa de control.
  • Cenicaña, ante la solicitud de los ingenios, podrá realizar demostraciones sobre la forma correcta de hacer los muestreos dirigidas al personal encargado de estas labores. También analizará la información que le proporcionen los ingenios, con el objetivo de coordinar estrategias de manejo en zonas donde se presenten niveles de infestación altos. Todo esto se puede canalizar a través de las reuniones periódicas que se realizan con los representantes de los ingenios en el Comité de Sanidad Vegetal de la Caña de Azúcar.

Referencias bibliográficas

García, V.M. 2005. Comparación de la evaluación en campo y patio de fábrica del daño causado por Diatraea spp. (Lep: Crandidae) en caña de azúcar, en el Ingenio Mayagüez. Trabajo de investigación, Ingeniero Agrónomo. Universidad Nacional de Colombia (sede Palmira), Facultad de Ingeniería Agronómica; Ingenio Mayagüez, Departamento de Entomología y Proveedores. Palmira, Colombia, 45 p.

Gómez, L.A.; Quintero, E.M.; Jurado, J.A.; Obando, V.; Larrahondo, J.E.; González, A. 2009. Una versión actualizada de las pérdidas que causan los barrenadores de la caña de azúcar en el valle del río Cauca. En: Congreso de la Sociedad Colombiana de Técnicos de la Caña de Azúcar, 8. Memorias. Cali. Colombia. 16 al 18, septiembre 2009. Tecnicaña, Cali, Colombia. p.136–143.

Gómez, L.A.; Lastra, L.A. 1995. Insectos asociados con la caña de azúcar en Colombia. En: El cultivo de la caña en la zona azucarera de Colombia, p. 237–263. Eds. Cassalett, C.; Torres, J.; Isaacs, C. Cenicaña, Cali, Colombia, 412 p.

Gómez, L.A.; Moreno, C.A. 1987. Muestreo secuencial del daño causado por Diatraea saccharalis en caña de azúcar. En: Congreso de la Sociedad Colombiana de Técnicos de la Caña de Azúcar, 2. Memorias. Cali. Colombia. 26 al 28, agosto 1987. Tecnicaña, Cali, Colombia. p.271–283.

Vargas, G.A.; Obando, V.; Gómez, L.A. 2006. Jaynesleskia jaynesi: otra alternativa para el manejo de Diatraea spp. Carta Trimestral. Cenicaña (Colombia), 28(2): 3–5.

Vargas, G.A.; Gómez, L.A. 2005. Evaluación del daño de Diatraea spp. en caña de azúcar y su manejo en el valle del río Cauca. Cenicaña (Colombia), Serie Divulgativa, No.9, 8 p.

Vargas, G.A.; Obando, V.; Gómez, L.A. 2005. Diagnóstico de la situación de Diatraea spp. en el valle del río Cauca. Carta Trimestral. Cenicaña (Colombia), 27 (3-4): 27–31.

 

________________
* Ingeniero Agrónomo, Ph.D., Entomólogo de Cenicaña

 
Subir