Los ‘pasos’ de Australia hacia mejores prácticas de fertilización

Durante su ponencia en el seminario organizado por Tecnicaña, Bernard Schroeder explicó en qué consiste el programa utilizado en ese país para que los cultivadores adopten mejores prácticas de manejo de nutrientes en el campo.

Bernard Schroeder es licenciado en Ciencias de la Agricultura, y doctor en ciencias de los suelos y nutrición de la Universidad de Pretoria, Sudáfrica.

La sostenibilidad es uno de los grandes retos de la agroindustria de la caña de azúcar a escala mundial. ¿Qué tanto ha avanzado Australia en la búsqueda de una fertilización sostenible?

Estoy seguro de que en cualquier parte del mundo cuando los agricultores usan fertilizantes no quieren afectar el medio ambiente de manera intencional, pero lo hacen cuando los utilizan mal.

En algún momento en Australia las organizaciones ambientalistas y el Gobierno estuvieron muy preocupados porque se halló que muchos de los fertilizantes utilizados en la agricultura, como en el cultivo de la caña de azúcar, terminaban en el mar y afectaban la gran barrera de coral.

El principal problema de los fertilizantes nitrogenados radica en que los nitratos (forma de nitrógeno utilizable por las plantas) se desplazan muy fácilmente en el suelo cuando se aplican en grandes cantidades y provocan un proceso de eutrofización en los cuerpos de agua (presencia anormalmente alta de nutrientes en un ecosistema), lo cual altera el hábitat natural. Por ejemplo, un crecimiento inusual y excesivo de las algas implica mayor consumo de oxígeno, lo que termina afectando la población de peces. Sin duda, es necesario cuidar la barrera de coral, pero también lo es mantener la productividad de los agricultores.

Inicialmente, el gobierno de Queensland intentó establecer regulaciones al uso de fertilizantes, pero no fue necesario porque los mismos cultivadores son conscientes de que el suelo es la base de la economía, y como muchos también son pescadores y saben el daño que pueden causarle al ecosistema, la mayoría de ellos se han comprometido a usar mejores prácticas de manejo de la fertilización.

¿Qué hicieron?

En el marco de esas mejores prácticas de manejo se implementaron seis pasos fáciles que han contribuido a que la industria maneje adecuadamente los fertilizantes:

  1. Conocer los suelos
  2. Entender cómo se comporta cada nutrimento en el suelo.
  3. Hacer análisis continuos de suelos.
  4. Adoptar recomendaciones técnicas sobre el manejo de nutrientes específicos por suelo.
  5. Revisar que las dosis y fuentes de nutrimentos sean las apropiadas.
  6. Tener un historial de análisis de suelos y tejido.

Los seis pasos fáciles están orientados a proveer una base científica sólida para hacer planes de manejo de nutrientes en el campo y mejoras continuas a través de los ciclos de cultivo.

¿Esos seis pasos se aplican en todo el sector?

En el área son demasiados los cultivadores de caña y es muy difícil revisar lo que cada uno realiza, pero se ha insistido en la importancia de hacer análisis de suelos, en que cada vez que vayan a sembrar realicen muestreos de suelos, que miren cómo éstos se van comportando y, de acuerdo con los resultados, ir ajustando los planes de manejo de nutrimentos. Además, se les sugiere usar otras especies de plantas como indicadores para conocer los suelos, llevar un histórico para saber cómo se están comportando y hacer comparaciones entre ciclos de producción.

Y la productividad ¿dónde queda?

Pueden existir dos escenarios: si se aplica poco fertilizante se afectará el cultivo y no se obtendrá la productividad esperada; y, por el contrario, al aplicar demasiado fertilizante el cultivo se mantendrá estable pero se habrá invertido más. Lo ideal es lograr un equilibrio beneficio/costo, para lo cual es necesario manejar la fertilización específica por sitio.

Tres claves para tomar muestras de suelos

1La toma de una muestra representativa de suelo para su análisis en el laboratorio es el punto crítico para obtener un resultado confiable. La recomendación general es tomar una muestra compuesta de aproximadamente 1 kg que represente hasta 10 hectáreas de terreno.

2Las muestras de suelo se deben tomar con el tiempo suficiente para su proceso en el laboratorio, especialmente en lotes que van a ser renovados. La toma debe hacerse con 20-30 días de anticipación a la fecha programada para la siembra. En cultivos de caña soca se pueden tomar inmediatamente después de la cosecha.

3No se deben tomar muestras de suelo cerca de sitios donde se haya removido suelo de los horizontes inferiores hacia los superiores o donde se haya agregado suelo de otros sitios, como ocurre en las vías (callejones, carreteras).

Más información en: http://www.cenicana.org/servicios/analisis_suelo.php

DATO IMPORTANTE

Cenicaña cuenta con el servicio de análisis de suelos para recomendación de fertilizantes. Laboratorio de Química. Teléfono: (2) 687 66 11 – ext. 5149

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Para consultar
Las memorias del seminario de Fisiología y Nutrición de caña de azúcar, están disponibles en www.tecnicana.org
Carta Informativa
Año 2 / Número 2 /Diciembre de 2014

Texto completo en versión:
PDF | Animada