5 retos para afrontar extremos climáticos

Los cultivadores, la agroindustria y la región tienen en sus manos la posibilidad de impulsar iniciativas a mediano y largo plazo.

1Planos topográficos y mapas de riesgos. Los planos topográficos de cada predio permiten identificar los puntos vulnerables al ingreso de aguas de inundación, sitios de permanencia de éstas y puntos donde se pueden presentar obstáculos para su evacuación. Por lo tanto, ofrecen información clave para tomar medidas efectivas en el momento oportuno.
Es urgente disponer de planos topográficos actualizados a nivel de predio y generar mapas de riesgos, con los cuales se pueda analizar el impacto de las acciones ejecutadas desde el punto de vista predial, social, económico y ambiental.

2Franjas de protección. Las franjas de protección comprenden la zona cercana a los bordes de los cauces. Dentro de ellas están las madreviejas, que se definen como relictos de antiguos cauces de los ríos que en épocas de grandes caudales sirven de espacio de almacenamiento. Eso significa que, por naturaleza, siempre serán inundables.
Por lo tanto, mantener las franjas de protección es fundamental para evitar el impacto de las inundaciones sobre cultivos cercanos a ríos y garantizar la estabilidad de los cauces y los terrenos aledaños.

3Diques, en regla. Los diques o ‘jarillones’ son fundamentales para evitar el desbordamiento de los ríos cuando el caudal rebasa la capacidad hidráulica del cauce durante las crecientes. Sin embargo, por tratarse de obras de ingeniería que pueden impactar toda una región, deben cumplir con todas las especificaciones de ingeniería para ofrecer una solución efectiva, de lo contrario pueden provocar daños mayores.
En ese sentido, es necesario que el diseño y construcción de diques cumpla con las normas y el permiso de la autoridad ambiental. En cuanto a los diques ya construidos, se debe contar con un programa de inspecciones periódicas, a fin de detectar posibles causas de fallas (hormigueros, árboles, grietas) para corregirlas a tiempo.

4Proyectos de drenaje regional. Los sistemas de drenaje son importantes para evitar el impacto del exceso de agua en los terrenos, pero se requiere que estos proyectos sean ante todo de carácter regional, puesto que exigen planificación a nivel de cuencas o microcuencas para no generar impactos entre predios y garantizar su sostenibilidad.

5 Embalses de regulación multipropósito. La Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC), a través del proyecto 1789 sobre opciones de regulación de caudales para enfrentar el cambio climático, plantea la construcción de cuatro embalses en los sectores de las quebradas La Leona y Vilela - río Mediacanoa; los ríos Claro y Jamundí; las quebradas El Buey y Chambimbal; y el río Timba.
Estas opciones ya tienen estudios de factibilidad, lo cual es un avance para impulsar su construcción ante el Gobierno Nacional; pero se requiere aunar capacidades por parte de los sectores políticos, gremiales, académicos y públicos de la región para que sean una realidad.

Para consultar
En el sitio web de Cenicaña:

Artículo: Recomendaciones para el manejo del cultivo de caña de azúcar en condiciones de exceso de humedad en los suelos.
Circular CVC: No. 0039 de 13 de julio de 2016.

Carta Informativa
Año 4 / Número 2 /Julio de 2016

Texto completo en versión:
PDF | Animada