• Escrito por  Cenicaña
  • Publicado en Portada
  • Email

Clima: ¿qué tanto afecta la productividad?

Estudios confirman que los eventos Niña de gran duración son los que más impactan la producción de la agroindustria

A mediados de 2014 la noticia de una alta probabilidad de ocurrencia del fenómeno El Niño prendió las alarmas y alertó a más de un cultivador.

No era para menos. El clima es uno de los factores que inciden directamente en la productividad, lo cual obliga a prepararse para enfrentarlo en el corto plazo y mitigar sus efectos en el largo plazo, pues por lo general su verdadero impacto no es inmediato.

Una cuantificación del efecto del clima sobre la productividad realizada por Cenicaña utilizando datos comerciales de productividad, registros de la Red Meteorológica Automatizada (RMA) y modelos estadísticos demuestra que uno de los factores que más contribuye a la variación de las toneladas de caña por hectárea es la condición climática externa del año anterior a la cosecha (Niño o Niña): un 28.3%. Los otros factores son, en su orden: edad de la caña (24%), precipitación en los tres primeros meses del cultivo (17.3%) y lluvias del mes de la cosecha anterior (15.6%).

Asimismo, un análisis de las variaciones en la producción en el periodo 1960 - 2013 confirma que los fenómenos Niño y Niña son eventos que inciden directamente sobre las toneladas de caña por hectárea y el porcentaje de rendimiento en azúcar.

“Los eventos Niña de gran duración son los que más impactan la producción, especialmente en la segunda mitad del evento y hasta un año después de concluido, tal como ha sucedido en los periodos 1976-1977, 2000-2001 y 2010-2011. Dicho impacto se debe al exceso de humedad, al pisoteo y al daño de las cepas durante la cosecha en condiciones de humedad”, explica Fernando Villegas, ingeniero agrícola de Cenicaña.

El fenómeno El Niño también puede impactar de forma negativa la producción, especialmente por el déficit de agua disponible para riego. Se tienen registros de que a finales de 2006 y comienzos de 2007 la producción pasó de 120 t/ha a 106 t/ha por efecto de un Niño; inmediatamente después de terminado este evento la producción empezó a recuperarse y cerró el 2007 con un promedio de 117 t/ha.

Posteriormente, entre julio de 2009 y abril de 2010, se reportó otro Niño que provocó una sequía que agravó la caída en la producción (102 t/ha en marzo de 2010). Pero no necesariamente cada vez que sucede uno de estos fenómenos se producirá una variación importante en las toneladas de caña por hectárea, ya que todo depende de la magnitud y la forma como se alternen las condiciones climáticas.

“Es conveniente tener en cuenta que las producciones de azúcar y etanol son altamente dependientes de un proceso biológico como es la producción del cultivo, y así como el crecimiento de las plantas es influenciado por las diferencias climáticas existentes entre distintos lugares, el crecimiento varía de unos años a otros en una misma localidad como respuesta a las variaciones que se presentan en el clima local”, precisó Fernando Villegas.

Lo anterior reafirma el valor que tiene para la agroindustria contar con información climatológica de más de veinte años, acopiada a través de la RMA, como soporte para los análisis de productividad que realizan ingenios y cultivadores y para las investigaciones de Cenicaña en diferentes áreas del conocimiento.

Pero sobre todo, deja claro qué tan determinante es el clima al momento de hacer proyecciones, planear mejor el manejo del cultivo y adoptar medidas tanto para disminuir los efectos adversos como para potencializar los buenos.

La adecuación de los campos es fundamental para mejorar la eficiencia del riego en las épocas de verano y permitir la escorrentía en temporadas de abundante precipitación.

Cambio climático

  • Los tres últimos decenios han sido sucesivamente más cálidos en la superficie de la Tierra que cualquier decenio desde 1850. En el hemisferio norte, es probable que el periodo 1983-2012 haya sido el periodo de 30 años más cálido de los últimos 1400 años.
  • El nivel medio global del mar seguirá aumentando durante el siglo XXI. Además, es muy probable que el ritmo de elevación del nivel del mar sea mayor que el observado durante el periodo 1971-2010, debido al mayor calentamiento de los océanos, a la pérdida de masa de los glaciares y los mantos de hielo.

Conclusiones del Informe ‘Cambio Climático 2013: bases físicas’, elaborado por el Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). Más información en: http://www.un.org/climatechange/ es/science-and-solutions/

Para consultar

Artículo: Cuantificación del efecto del clima sobre la productividad en la agroindustria azucarera colombiana. Disponible en la versión digital de la Carta Trimestral números 3 y 4 de 2010.

Documento de trabajo: Variaciones en la producción en el sector agroindustrial de la caña de azúcar del valle del río Cauca. Disponible en www.cenicana.org

Carta Informativa
Año 2 / Número 2 /Diciembre de 2014

Texto completo en versión:
PDF | Animada