Iniciar sesión

Drenaje de suelos cultivados con caña de azúcar

El drenaje agrícola se define como la evacuación del exceso de agua en el suelo.

La selección del sistema que se utilizará en cada sitio se debe basar en dos factores claves: el reconocimiento y el diagnóstico del problema específico.

En el valle del río Cauca, aproximadamente 15,000 ha cuentan con drenes entubados instalados entre 1.6 y 1.8 m de profundidad y distanciados entre 40 y 100 m. Sin embargo, en muchas ocasiones estos drenes no han sido efectivos debido a los estratos impermeables que se encuentran por encima de esta profundidad y a las precipitaciones frecuentes.

La producción de caña disminuye hasta en 40% como consecuencia de los excesos de humedad que ocurren durante la cosecha en los sitios donde la maquinaria que se emplea afecta las cepas y produce compactación al suelo. También se disminuye la producción en igual porcentaje cuando los excesos de humedad dificultan la ejecución de prácticas de cultivo, afectando directamente el rebrote y el macollamiento de la plantación.

La producción de caña disminuye hasta en 35 t/ha cuando el nivel freático permanece durante todo el periodo de levante del cultivo a una profundidad menor de 80 cm.

Con el fin de mejorar las condiciones de humedad de los suelos para facilitar la cosecha, la preparación del suelo, las labores culturales y el desarrollo del cultivo, se evaluó el sistema de drenaje alterno a dos profundidades combinado con los drenajes topo.

Drenaje a dos profundidades

Drenaje a dos profundidades Tradicionalmente, para abatir el nivel freático se ha optado por instalar tuberías de drenaje entre 1.6 y 1.8 m de profundidad. Sin embargo, en suelos de permeabilidad baja (0.03-1.5 m/día) estas tuberías no son tan efectivas y persisten niveles de humedad altos en la superficie del suelo.

El drenaje a dos profundidades (dos niveles), con líneas de tuberías colocadas a dos niveles de manera alterna, tiene el propósito de mejorar las condiciones de humedad en el suelo hasta 60 cm de profundidad. Es una alternativa para el drenaje rápido de la superficie en suelos de permeabilidad baja debido a la menor distancia vertical que debe recorrer el agua para llegar al dren superficial.

Esquema de las instalaciones de drenaje a uno y dos niveles

Drenaje superficial

El drenaje superficial consiste en la remoción del agua acumulada sobre la superficie del terreno a causa de lluvias intensas y frecuentes, desbordamiento de cauces, topografía plana e irregular y suelos con baja capacidad de infiltración.

Dependiendo del origen de los excesos de agua, para su control se puede escoger una o varias de las siguientes formas de drenaje superficial:

Para controlar las inundaciones. Se recomienda la construcción de diques paralelos a los cauces para evitar su desbordamiento.

Para controlar las aguas de escorrentía. Da buen resultado la construcción de canales interceptores o diques perimetrales para regular el agua proveniente de áreas adyacentes.

Red de drenaje superficial local. Consta de canales principales, secundarios y colectores, que se construyen dentro del área problema y tienen capacidad para remover el agua superficial en un lapso de 4 a 7 días.

También es posible facilitar el drenaje de los lotes mediante la nivelación, con el objeto de conformar una pendiente uniforme.

Drenes topo

Son conductos subterráneos no revestidos que se construyen sin necesidad de excavaciones y ayudan a la evacuación del exceso de agua de los estratos superiores del suelo.

Este tipo de drenaje es apropiado en áreas con suelos arcillosos, de alta densidad aparente, poco permeables y con una pendiente general mayor de 0.4%.

La construcción de este tipo de drenes requiere suelos estables y de alta plasticidad, con un mínimo de 35% de arcilla y un máximo de arena de 20%, y que al momento de la labor el contenido de humedad en el suelo se encuentre entre 40% y 80% de su capacidad de retención.

Las fisuras que se producen cada vez que se renuevan los drenajes topo crean gradualmente una mejor estructura del suelo y aumentan su permeabilidad.

El espaciamiento entre estos drenes debe ser de 2 a 5 m, la profundidad de 50 a 60 cm, la pendiente de 0.4% a 4%, la longitud máxima de 150 m y se deben entubar en los 2 ó 3 m finales para que la descarga sea libre y el colector no se deteriore.

Subsolador con dren topo
Mejoramiento de las condiciones de drenaje interno mediante la utilización de drenes topo
Modificado por última vez enLunes, 31 Agosto 2015 15:01
Más en esta categoría: « Fertirriego Mesa del agua »